martes, 11 de septiembre de 2012

"Ética de urgencia", de Fernando Savater


En la reseña que hicimos en su día de otro libro de Fernando Savater: “Ética para Amador”, que mantiene el éxito editorial desde hace veinte años, te animábamos a que leyeras otros títulos suyos. Pues bien, acaba de salir recientemente una continuación de aquella, que responde a la misma intención de enseñarnos a “ser protagonistas de nuestra vida y no comparsas”. Después de reunirse con alumnos y profesores de dos Institutos de Secundaria, uno de Madrid y otro de Zaragoza,  para charlar sobre las cuestiones éticas o políticas que más preocupan a los jóvenes y adolescentes en estos tiempos de Internet y redes sociales, Fernando Savater aborda diversos temas de actualidad (política, educación, belleza, religión, muerte, democracia,…) manteniendo el mismo interés de entonces.
Para este impenitente entusiasta de lo humano, sigue siendo necesario reflexionar sobre lo que vamos a hacer y los motivos por los que vamos a hacerlo. Como él dice, “aunque la sociedad se transforme, mientras seamos humanos, no podremos dejar de preguntarnos cómo debemos relacionarnos con los otros”.  “Podrán cambiar las costumbres, la sociedad y la moral, pero la soledad, la nostalgia, la compañía del amado… son sentimientos que conocemos perfectamente”.
Te adelantamos aquí algunas muestras de lo que puedes encontrar en su interior: “tú eres un ser simbólico, eres una criatura que piensas con palabras, que hablas, que empleas un lenguaje y un idioma [...] que no has inventado”; “muchas veces, la realidad virtual, que también es realidad porque está ocurriendo en algún sitio determinado, nos va acostumbrando a ver la realidad como un espectáculo”; “todos tenemos que tener miramientos con los demás para intentar desarrollar lo mejor de los otros y que ellos, a cambio, nos ayuden a ser mejores”;  “la moral persigue una vida mejor y la religión busca algo mejor para la vida”;  “tengo poca familiaridad con Dios, nunca he entendido muy bien lo que es”; “el acierto del cristianismo fue inventarse la idea de un Dios que quiere volverse mortal para saber cómo sufren los hombres, porque esa es la única manera de entendernos [con los dioses]”;  “lo propio de los seres humanos, su mayor aspiración, quizá no sea la felicidad, sino conservar la alegría”; “cualquiera de nosotros disfruta de más calidad de vida si está rodeado de personas alegres”; “la filosofía no sirve para salir de dudas, sino para entrar en ellas”; “la educación es el antídoto contra la fatalidad” ; “cuanto menos sabes, más tienes que gastar para divertirte”, etc., etc. Que lo disfrutes.
Miguel Martínez Renobales

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada